sábado, 7 de septiembre de 2013

Aviadores y un “Zeta” en el ayuntamiento de Acapulco

Por. Miguel Angel Mata Mata. Poco más de sesenta aviadores en la nómina de la Dirección Municipal de Limpia; el despido de los delegados administrativos para manejar el presupuesto a su antojo en la Secretaría de Desarrollo Social y el intento de crear un sindicato independiente municipal, cuya redacción del acta corrió a cargo del abogado Luis Uruñuela, amigo y socio del presidente municipal, son acontecimientos que ilustran una trama de traiciones de funcionarios traídos de allende las fronteras de Guerrero y se identifican con la letra zeta.


En septiembre Luis Walton cumplirá un año al frente del ayuntamiento municipal de Acapulco. Tendrá que rendir, por ley, un informe pormenorizado de sus actividades. No informará de tramas tejidas a sus espaldas para minar su autoridad e inventar agrupaciones sindicales controladas desde Zacatecas, específicamente desde Fresnillo, donde en la actualidad se libra una guerra entre bandas del narcotráfico, municipio del que fue presidente municipal su actual Secretario de Desarrollo Social, Rodolfo Monreal.


Tampoco informará del abuso del secretario general del Comité Estatal del Partido de la Revolución Democrática quien, en el exceso del pago por declinar en campaña por Walton se sirvió con la cuchara grande. Evodio Velásquez se convirtió en una especie de comandante en jefe de una poderosa flota de aviación, como se dice en el argot de la corrupción política, lo que no es otra cosa que un grupo de personas que cobran del erario y no desquitan el salario.


LOS AVIADORES


Marcial Rodríguez Saldaña es militante y dirigente del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA). Ha sido rector de la Universidad Autónoma de Guerrero y síndico municipal administrativo al lado de Alberto López Rosas. Fue becado por el gobierno de Guerrero, la Universidad Autónoma de Guerrero y la Secretaría de Educación Pública para concluir sus estudios de posgrado en la Universidad Complutense de Madrid. Fue allá donde le dio el gusto por los vinos caros, como el Justino VIII, cuyo costo es de hasta 18 mil pesos por una botella de 750 mililitros, y darse lujos de un buen sibarita.


María Antonieta Guzmán Vizairo es militante del Partido de la Revolución Democrática. Pertenece a un grupo de políticos que dijeron que la honestidad y la honradez debe ser el paradigma de los políticos en Guerrero. Con esa bandera y junto al grupo del ex gobernador Zeferino Torreblanca Galindo, abordaron el poder. Ella ha sido diputada local y síndica municipal en el gobierno de Félix Salgado Macedonio. De ama de casa saltó a la fama política. Las acusaciones de sus vecinos de que una vez en el poder se apropió de varios metros de terreno aledaños a su casa en la fraccionamiento Las Playas se diluyeron misteriosamente, como también se ha diluido su carrera política.


Evodio Velázquez Aguirre es militante y secretario general del Comité Estatal del Partido de la Revolución Democrática. Ha sido uno de los diputados federales más jóvenes en la historia de México. Llegó a la curul en sustitución de Pablo Ávalos Castro a quien, por la cuota a los jóvenes el PRD, se le quitó la diputación plurinominal. Hábil en el terreno de la negociación, Evodio mantiene una estructura interesante de empleados que ha colocado en los poderes legislativo, ejecutivo, judicial y en los ayuntamientos de todo el estado, gracias a sus “declinaciones” o negociaciones con quienes a final de cuentas ocupan diputaciones o presidencias municipales.


¿EN QUÉ COINCIDEN ÉSTOS TRES PERSONAJES?


Existe una vulgar definición de política. Se dice que ésta es el “oficio de administrar bienes ajenos… y quedarse con ellos”. En esta definición algunos incluyen al “cuerpo de aviación” como parte fundamental para sostener grupos políticos ligados al chantaje y la explotación.


Declaraciones de regidores municipales, cuyos nombres reservamos, dan cuenta de que don Marcial, doña María Antonieta y Evodio Velásquez Aguirre forman parte de una lista de personas que cobran sin trabajar. Los dos primeros figuran como asesores y el tercero logró insertar a más de sesenta amigos suyos en las listas de raya municipales. Los regidores consultados aseguran que el presidente municipal desconoce estos vicios que empañan la actividad municipal.


—“Marcial y Guzmán Vizairo forman parte de una lista de supuestos asesores de la Presidencia Municipal de Acapulco que reciben una bonificación por hasta 40 mil pesos mensuales… sin hacer nada. En tanto Evodio Velázquez fue el autor de una relación de sesenta personas que cobran sin trabajar en la lista de raya de la Dirección Municipal de Limpia en Acapulco”, denunciaron.


La denuncia de los regidores da validez a la vulgar definición de política. Marcial, María Antonieta y Evodio forman parte de quienes “administran los bienes de los acapulqueños… y se quedan con ellos”.


EL CASO DE MARCIAL ES EMBLEMÁTICO


El ex rector de la Universidad Autónoma de Guerrero fue expulsado recientemente del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) a causa de vicios aplicados durante su elección como coordinador municipal de ese grupo. “Es que trajo acarreados para su elección y olvidó que aquí no es el PRI ni el PRD; por eso fue desconocido y luego expulsado”, dijo en el aguirrista periódico El Sur el emblemático líder de izquierda Pablo Sandoval.


El primer fin de semana de agosto estuvo en Guerrero el líder nacional de MORENA, Andrés Manuel López Obrador. Hubo un intento de Marcial Rodríguez para ser recibido por el Peje. Éste respondió en su discurso que a los perredistas que se acercan para detentar el poder “al que están acostumbrados, les decimos que se irán por un tubo”.


EL ZETA EN EL GOBIERNO MUNICIPAL DE ACAPULCO


Desde que el alcalde Luis Walton Aburto anunció su gabinete, una persona llamó la atención de los regidores y la sociedad porteña: Rodolfo Monreal Ávila, quien funge como titular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) en Acapulco.


Desde su llegada de su natal Zacatecas para hacerse cargo de la logística de la campaña a presidente municipal de Acapulco de Walton, el hombre de la zeta fue acusado de ofender a líderes naturales de Acapulco. “Su desconocimiento de la gente y del territorio le vale como argumento para ofendernos”, habrían denunciado convergentes que renunciaron a su militancia debido a la prepotencia del zacatecano.


En Zacatecas se le acusó por el desvío de más de cinco millones de pesos en Fresnillo, municipio del que fue presidente municipal, y en donde la última semana y luego de que uno de sus hermanos fue derrotado por el PRI en la elección municipal, se desataron enfrentamientos entre grupos del crimen organizado que han sumido a ese municipio en la tormenta de vivir en el terror.


Regidores del PRI, PT y PAN desde el principio de la administración de Luis Walton Aburto, denunciaron que cuando fungió como primer edil de Fresnillo fue denunciado por la Auditoría Superior del Estado de Zacatecas por el desvío de 4,036,928 pesos. Monreal aún no aclara ante los órganos fiscalizadores las observaciones hechas a su administración en las respectivas auditorías aplicadas a su gestión que evidenciaron malversación de fondos públicos.


Los ex presidentes municipales de Fresnillo, Rodolfo y David Monreal Ávila deberán resarcir a las arcas municipales más de 5.4 millones de pesos por diversas irregularidades en el manejo de los recursos públicos en su administración en el año 2007.


Datos obtenidos de la Auditoría Superior del Estado de Zacatecas revelan que Monreal será objeto del Procedimiento para el Fincamiento de Responsabilidades Resarcitorias por la no solventación del pliego de observaciones ASE-PO-13-2007-06/2009 por la cantidad de $4,117.86 (Cuatro mil ciento diecisiete pesos 86/100 M.N.)


Asimismo y derivado de las solicitudes de aclaración OP-07/013-004 y AF-07/13-009 por la cantidad de $4,032,810.87 (Cuatro millones treinta y dos mil ochocientos diez pesos 87/100 M.N.) se dictó la sentencia que a la letra dice


“… los CC. Ing. Rodolfo Monreal Ávila, C.P. Graciela Ulloa Guzmán, Ing. Jaime López Barajas e Ing. Sergio Araiza Esparza, quienes se desempeñaron como Presidente Municipal, Tesorera, Director de Obras y Servicios Públicos y Director de Desarrollo Económico respectivamente, durante el periodo del 1º de enero al 15 de septiembre de 2007, por el incumplimiento de las obligaciones inherentes a sus respectivos cargos por: OP-07/013-004.- No aclarar lo referente al sobreprecio detectado por el orden de 3 millones 965 mil 433.68 (TRES MILLONES NOVECIENTOS SESENTA Y CINCO MIL CUATROCIENTOS TREINTA Y TRES PESOS 68/100 M.N.) en los precios unitarios contratados, ejecutados y pagados por la Administración Municipal, monto derivado del análisis realizado por esta Entidad de Fiscalización, lo anterior relativo a la Construcción del pavimento estampado del centro histórico cabecera municipal; a los CC. Ing. Rodolfo Monreal Ávila, Ing. Jaime López Barajas e Ing. Sergio Araiza Esparza, quienes se desempeñaron como Presidente Municipal, Director de Obras y Servicios Públicos y Director de Desarrollo Económico respectivamente, durante el periodo del 1º de enero al 15 de septiembre de 2007, en la modalidad de Responsables Subsidiario el primero y Directos los demás. AF-07/13-009.- Por continuar efectuando condonaciones o descuentos en el cobro de los Derechos por revalidación de licencias de bebidas alcohólicas, desatendiendo la Recomendación 06-13-001 realizada por la Auditoría Superior del Estado en el Informe de Resultados del ejercicio 2006, ya que se determinó una diferencia cobrada de menos por 67 mil 377.19 (SESENTA Y SIETE MIL TRESCIENTOS SETENTA Y SIETE PESOS 19/00 M.N.) correspondiente a descuentos o bonificaciones autorizadas por diferentes funcionarios; a los CC. Ing. Rodolfo Monreal Ávila y C.P. Graciela Ulloa Guzmán, quienes se desempeñaron como Presidente Municipal y Tesorera, durante el periodo del 1° de enero al 15 de septiembre de 2007. En la modalidad de Responsables Subsidiario y Directa”.


En caso de no atender las observaciones encontradas en la auditoría, todos los presidentes municipales del país a quienes se detectan irregularidades tienen como plazo fatal 90 días hábiles para solventar lo requerido por los órganos fiscalizadores. Una vez solventadas las primeras observaciones viene otro periodo de observaciones. Concluida la segunda tanda de observaciones y en caso de no haber aclarado, los órganos fiscalizadores dan vista a la Secretaría de Hacienda y ésta a la Procuraduría General de la República, la que obliga al ex presidente municipal a resarcir el dinero o, en su caso, pagar con cárcel.


NUEVO SINDICATO DE EMPLEADOS FINANCIADO POR EL ZETA


El secretario de Desarrollo Social del Ayuntamiento de Acapulco, Rodolfo Monreal, fue presidente municipal de Fresnillo, Zacatecas. Es hermano de Ricardo, senador por el Partido del Trabajo, a quien recientemente salvaron la vida desde la Secretaría de Gobernación, en donde descubrieron un complot para asesinarlo a él y a otro hermano más por órdenes de supuestos empresarios ligados al crimen organizado.


Don Rodolfo se quedó en Acapulco luego de colaborar como coordinador de la campaña por la presidencia municipal de Luis Walton Aburto. Como pago por sus servicios le dieron la Secretaría de Desarrollo Social, dependencia considerada como la que regala dinero y atrae simpatías.


Los delegados administrativos que impone la Secretaría de Finanzas en todas las dependencias municipales tienen la función de controlar el gasto municipal. Son quienes cuidan las manos de los funcionarios. En la Secretaría de Desarrollo Social, sin embargo, la excepción confirma la regla. Don Rodolfo despidió a quienes le fueron impuestos para controlar sus gastos y puso en su lugar a personas de su confianza. Él a nadie rinde cuentas de lo que ahí gasta.


La beca que obtuvo gracias a que es hermano de Ricardo Monreal le permite hacer y deshacer sin que nadie le ponga límite. Recientemente quiso sorprender a uno de los amigos y socios del presidente municipal. El abogado Luis Uruñuela habría redactado el acta constitutiva de un sindicato independiente de trabajadores municipales luego que Rodo le dijo que “son instrucciones del alcalde la creación de una nueva agrupación sindical para frenar las presiones de los sindicatos adictos al PRI”. Luego que lo sorprendieron, la maniobra fue frenada.


Mientras en Fresnillo la violencia se enseñora y su hermano fue derrotado por el PRI en la elección de presidente municipal, don Rodolfo goza de un exilio dorado. En Acapulco no lo alcanza aún la mano de la justicia. El proceso para que devuelva millones de pesos detectados en las auditorías practicadas por los órganos fiscalizadores están por llegar a la Secretaría de Hacienda y posteriormente a la Procuraduría General de la República desde donde, como ordena el protocolo, le exigirán resarcir el daño pagando lo malversado o, en su caso, pagar con cárcel.


Mientras llega ese acontecimiento inevitable, en Acapulco las salidas a centros nocturnos, casas privadas y hoteles de amigos de algunos de sus subalternos son frecuentes. Quien fue alcalde de Fresnillo no gozó en su tierra lo que en Acapulco dice tener a manos llenas: mujeres, licor y fiesta. Mucha fiesta. Es en esa dependencia donde el licor, las mujeres y el reventón es cosa de todos los días.


El primer fin de semana de agosto estuvo en Guerrero Andrés Manuel López Obrador. Mientras eso sucedía don Rodolfo se paseó en restaurantes acompañado por dos grandulones pelones y fornidos, quienes a nadie dijeron lo que guardaban en mochilas que portaban terciadas. ¿Pistoleros? Quizá. Don Rodolfo ya no se hace acompañar por acapulqueños. Al parecer trajo del estado que comienza con la zeta a dos ayudantes suyos.



Aviadores y un “Zeta” en el ayuntamiento de Acapulco

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada