sábado, 7 de septiembre de 2013

Padres y alumnos se rebelan contra la CNTE, buscan comenzar el ciclo escolar

EFE. Hartos de que los paros de los maestros estén retrasando la educación de sus hijos, centenares de padres y los propios alumnos se han movilizado en México para expresar su descontento e incluso para volver a abrir las escuelas con voluntarios que dan clases.


“Es el sentir de los papás, es un grito desesperado de decir ¿qué hacemos en este momento si la ilusión de nuestros hijos era empezar las clases el día 19 (de agosto)?”, dijo a Efe Plutarco Contreras, padre de dos alumnos de la Escuela Secundaria Técnica 114 de Santiago Suchilquitongo, en el sureño estado de Oaxaca.


Como la mayoría de los centros de estudios de este estado, esta escuela pertenece a la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), una de las más combativas de este sindicato magisterial que lleva semanas protestando contra la reforma educativa impulsada por el presidente Enrique Peña Nieto.


Y protestar significa cerrar escuelas como este centro educativo al que asisten 450 estudiantes, que no abrió sus puertas el 19 de agosto, pese a que sus maestros habían acordado con los padres que sí iban a seguir dando clases.


En lugar de ello, muchos de los miembros de la CNTE se han desplazado en las ultimas semanas hasta la capital mexicana para realizar manifestaciones y bloqueos de importantes arterias de la ciudad, en repudio a la evaluación obligatoria incluida en la reforma.


Desde el pasado lunes decenas de padres de la escuela de Santiago Suchilquitongo, que se encuentra clausurada con candados, se plantaron en las afueras para protestar por la situación.


“Lo que se hizo el lunes con el apoyo de la autoridad municipal fue tomar de manera pacífica la escuela por la parte exterior, y lo que hacemos es un plantón permanente”, comentó este padre, quien explicó que le han pedido a la sección 59 que les ayude a volver a abrir el colegio.


No son los únicos; de hecho, tal y como asegura a Efe Joaquín Echeverría, director general de esta sección que sí está a favor de la reforma y no han suspendido las clases en sus escuelas, han recibido “infinidad de peticiones” de parte de comités de familia y de autoridades comunitarias para que envíen maestros.


“No tenemos para cubrir todo lo que requieren sus escuelas, podríamos ayudarlos en las gestiones, pero no podemos mandarles maestros porque no tenemos suficientes”, explicó Echeverría, quien contó que la sección 59 tiene 2.500 maestros en 400 escuelas, algo mínimo si se compara a las 11.000 que controla la 22.


Así, lo que les sugieren a quienes les piden ayuda es que sean los propios padres quienes abran las escuelas, ayudados de profesionales de la comunidad.


“En Oaxaca ya hay muchas escuelas en las que los padres de familias y las autoridades tomaron esa decisión. Nosotros no hemos entrado, sino los padres y las autoridades. Nosotros el compromiso que hemos hecho es ayudarles a la gestión”, explicó.


Esto sucede en lugares como Santa Cruz Xoxocotlán, también en Oaxaca, donde hace días un grupo de voluntarios dan las clases y es precisamente lo que quieren hacer los padres de la escuela de Santiago Suchilquitongo.


Contreras explicó que convocarán a profesionales de diferentes áreas de especialidad para “arrancar clases” con su apoyo.


Señaló que será necesario romper los candados de la escuela, aunque aclaró que lo harán bajo la supervisión de un notario para evitar problemas futuros.


En la comunidad de San Lorenzo del municipio de Puruándiro, en el central estado de Morelos, los padres también decidieron actuar y cerraron el acceso a la escuela José María Morelos a los profesores por “faltistas e impuntuales”.


Por ello, ahora hacen guardias en los alrededores del colegio para impedir que los maestros ingresen a las instalaciones y confían en que el Gobierno estatal les mande nuevos maestros comprometidos con la educación de los niños. En tanto, voluntarios recién salidos de bachillerato dan las clases.


En otros colegios como la primaria España de Oaxaca son los niños los que están exigiendo a los maestros su vuelta con protestas frente al colegio o marchas.


Vestidos de uniforme, llevan pancartas en las que, aunque parezca inusual, piden el fin de las vacaciones y la vuelta a las aulas y al aprendizaje.



Padres y alumnos se rebelan contra la CNTE, buscan comenzar el ciclo escolar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada