viernes, 6 de septiembre de 2013

Ponen en duda muerte de "El Lazca"

La agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) mantiene sus reservas respecto a la veracidad de la muerte de Heriberto Lazcano Lazcano, “El Lazca”, líder de la organización criminal de los Zetas.


El pasado 16 de julio, un día después de su captura en Tamaulipas, agentes estadounidenses entrevistaron a Miguel Treviño Morales “El Z-40″ y le cuestionaron si efectivamente su antecesor en el mando de la organización criminal había sido abatido por la Secretaría de Marina en Coahuila.


De acuerdo con información de allegados al caso, la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada autorizó la entrevista a la DEA, luego de que “El Z-40″ llegara al DF tras hacer escala en Monterrey y Nuevo Laredo.


Treviño, según esta versión, respondió a los estadounidenses que tenía la certeza de que Lazcano estaba muerto, pero manifestó que no tenía mayor información al respecto.


Enseguida los agentes del país vecino le preguntaron si él era el responsable del robo del cadáver de Lazcano, en una funeraria de Sabinas, Coahuila, la madrugada siguiente a su muerte.


“Yo sólo sé que está muerto. No sé nada más”, les respondió tajante el “Z-40″, de acuerdo con la información obtenida.


Los investigadores norteamericanos le dijeron que iban a tramitar la extradición, para llevárselo a Estados Unidos, ante lo cual Treviño guardó silencio. Hasta ahora, 50 días después de su detención, el Departamento de Justicia no ha tramitado una orden de detención provisional con fines de extradición.


Sigue duda pericial


Los estadounidenses, al igual que las autoridades mexicanas, tienen un motivo para dudar de la muerte de Lazcano, aunque es de carácter técnico.


Dos funcionarios de la PGR informaron que el peritaje que realizó la Coordinación de Servicios Periciales de la dependencia, basado en los restos de los padres de Lazcano exhumados en Hidalgo, no fueron concluyentes porque las muestras resultaron “inadecuadas”.


El 23 de octubre pasado la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada de la PGR exhumó los restos de Gregorio Lazcano, padre del ex líder de Los Zetas, en el Panteón Ejidal San Francisco, en la Colonia El Tezontle de Pachuca.


Pese a lo anterior, indicaron, jurídicamente no se pudo establecer la muerte del jefe criminal, debido a que las muestras de ADN resultaron positivas y coincidentes sólo en uno de los padres de “El Lazca”, lo que hace suponer a las autoridades que la otra muestra fue tomada por error.


“A nivel pericial, aunque coincidan las muestras de un familiar, sólo puedes hablar de certeza cuando existe el 100 por ciento de coincidencia con las dos muestras que analizaste”, comentó uno de los servidores públicos consultados.


El Gobierno Federal dijo que tenía fuertes indicios de que Heriberto Lazcano había sido abatido por infantes de la Armada, cuando realizaban un patrullaje en el municipio de Progreso, Coahuila, el 7 de octubre de 2012.


Aunque la duda técnica pueda persistir, Treviño y otros mandos de Los Zetas detenidos como Salvador Alfonso Martínez Escobedo “La Ardilla”, han dicho a las autoridades que su ex jefe está muerto. Lo cierto es que tras su posible muerte, la organización que dirigía Lazcano ha sufrido una debacle.



Ponen en duda muerte de "El Lazca"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada