lunes, 9 de septiembre de 2013

Realiza Ejército Filtros permanentes en El Carrizal, Atlixtac y El Palmar

Chichihualco, sitiado por el Ejército; retenes en comunidades y recorridos permanentes


09-09-2013.05:38:23. Fabián Ortiz, Chilpancingo Gro /ANG.- Las comunidades de El Carrizal, Atlixtac, y El Palmar, del municipio de Chichihualco,  se encuentran sitiadas por elementos del Ejército Mexicano, quienes mantienen varios retenes sobre la carretera y a la entrada de Chichihualco, además de realizar recorridos permanentes en sus unidades en los caminos y brechas, mientras que cuadrillas de soldados peinan los alrededores a pie, como si buscaran a alguien, esto luego del enfrentamiento ocurrido el pasado viernes en el lugar conocido como La Mina, ubicado a tres kilómetros de Chichihualco, donde el acceso está restringido.


Desde varios kilómetros antes de llegar a Chichihualco, las fuerzas armadas cuentan con retenes, donde revisan a todo vehículo que pasa se acerca al municipio; el primer filtró está en la comunidad de El Palmar, donde los automóviles, camionetas, urvan´s y hasta autobuses son detenidos y checados minuciosamente, además de maletas, e inclusive a las personas, quienes, aunque molestas, pero acceden a ser verificados y a ser entrevistados.


Los soldados preguntan, ¿de dónde vienen?, ¿hacia dónde van? ¿para qué van allá? Y luego pedir identificaciones, verifican todo y hasta entonces permiten que la gente continúe su camino.


Unos kilómetros adelante está la comunidad de Atlixtac, donde, de igual manera, hay un retén militar de ambos carriles, con sus señalamientos en rojo y soldados de los dos lados, por lo que unos hacen el alto a los vehículos y otros revisan se encargan de revisarlos y hacerles las preguntas antes señaladas a todos los tripulantes, ya sea de urvan´s del servicio público como a personas con vehículos particulares y hasta hombres a caballo o en burro son revisados minuciosamente.


Uno filtro militar más se ubica a la entrada de la comunidad conocida como El Carrizal, de igual manera todo lo que pasa por ahí es revisado a detalle y nadie se salva, no hay de que unos sí y otros no, todo lo que va o viene de Chichihualco es revisado a conciencia, posiblemente n busca de armas o de algunas personas en especial, pero el caso es que la zona está llena de soldados del Ejército Mexicano, cosa que produce un ambiente de mucha tensión entre los habitantes y comerciantes de la zona.


El último retén está justo a la entrada de Chichihualto y cabe destacar que es el más numeroso y espectacular, dado que hay el doble de soldados que en los otros filtros militares, además de varias camionetas y hummers, equipos de alta frecuencia y radios de telecomunicaciones, a través de los cuales todo el tiempo están intercambiando información entre retén y retén, así como en módulos ubicados cerca del lugar del enfrentamiento, conocido como La Mina.


En Chichihualco, la gente habla solamente de dos cosas, el enfrentamiento entre militares y gente de la delincuencia organizada y de sus festividades que darán inicio la próxima semana, motivo por el cual, aseguran, existe mucha incertidumbre y tensión por el hecho de saber que tanto pudiera influir, o no, la presencia de cientos de elementos del Ejército Mexicano durante sus festejos.


El camino hacia La Mina, lugar del enfrentamiento, trayectoria que es aproximadamente de tres kilómetros, está convertido en una verdadera zona militar, ya que hay caros de las fuerzas armadas por todos lados, realizan rondines constantes por las calles del municipio, caminos rurales y hasta las veredas, el camino de terracería cruza inclusive por un pequeño río y absolutamente está invadido de soldados, quienes todo el tiempo están alertas, preguntan de todo y desconfían de todos, hasta de la prensa.


Una vez en el lugar del enfrentamiento, tapizado de unidades del Ejército Mexicano, dos helicópteros sobre volando toda la zona y muchos soldados a pie revisando todo lo que se mueve, nos permitieron tomar algunas gráficas del lugar, donde aún hay algunas gorras, ropa y chamarras abandonadas, así como residuos de comida y huellas del enfrentamiento, así como manchas de sangre y hasta guantes de latex.


De regreso a Chichihualco por el camino de terracería, se pudieron apreciar varias cuadrillas de soldados, quienes a pie, revisaban toda la zona, metro por metro, entre los arbustos, los cerros y las cuevas que hay por ahí, como buscando a alguien o algo en especial, mientras que al despedirnos, uno de los comandantes nos informó que se cree que algunos de los delincuentes que sobrevivieron al enfrentamiento están ocultos por ahí y a eso se debe que toda la zona esté acordonada porque tienen la misión de encontrarlos a como de lugar.



Realiza Ejército Filtros permanentes en El Carrizal, Atlixtac y El Palmar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada