viernes, 6 de septiembre de 2013

Sedena redujo a la mitad los retenes en carreteras

La institución mantiene 12 puntos de revisión comunes, 14 móviles, 41 de seguridad regional y ocho más de seguridad conjunta, principalmente en el norte y en el Istmo de Tehuantepec


México • El Ejército redujo 50 por ciento los puestos militares de seguridad o retenes con el propósito de evitar molestias innecesarias a la población.


De acuerdo con la Sedena, esos puestos de intercepción se instalaron para vigilar las principales vías de comunicación del país y evitar la proliferación de rutas de trasiego de cargas ilícitas.


El 21 de diciembre de 2012 el mando militar ordenó reducir el despliegue de esos puestos de 126 a 81, y el 8 de marzo del presente año se fijó una nueva reducción para completar el 50 por ciento previsto.


La medida se aplicó principalmente en aquellos puestos que daban escasos resultados.


“La presencia militar en los puntos donde se segregó personal en funciones de intercepción se mantuvo mediante patrullajes y bases de operaciones móviles”, informó la institución en su primer informe de labores.


La dependencia precisó que la reducción de efectivos no ha mermado los resultados, ya que se conservan los puestos que sí están aportando logros. “Asimismo, se logró eliminar servicios de escasos resultados, lo que coadyuvó a evitar molestias innecesarias a la población”.


La Sedena señaló que actualmente existen “dos barreras” en áreas críticas del territorio nacional: la frontera norte y el Istmo de Tehuantepec. En esas zonas hay 12 puestos militares de seguridad estratégicos, 14 móviles, 41 de seguridad regional y ocho de seguridad conjuntos.


Explicó que los 12 primeros se instalaron de manera permanente en puntos críticos (vías principales de comunicación) y cuentan con infraestructura material y tecnológica adecuada para incrementar la efectividad en las revisiones.


“Esta secretaría cuenta con los puestos Querobabi, (en) Sonora, y La Coma, (en) Tamaulipas, los cuales disponen de equipos de rayos Gamma full scan y rayos equis, con el fin de reducir los tiempos de espera (en las revisiones) y mejorar los resultados en el aseguramiento de drogas”.


En tanto, los 14 puestos militares de seguridad estratégicos móviles cuentan con un equipo de rayos gamma, uno de rayos equis, dos detectores moleculares GT-200 y binomios canófilos.


Se trata de “recursos humanos, materiales y equipos tecnológicos que proporcionan seguridad, flexibilidad, movilidad y capacidad de inspección no intrusiva, con lo que se optimizaron los procedimientos y tiempos de revisión a los vehículos, así como el respeto a los derechos humanos”.


VIGILANCIA AÉREA


Del 1 de diciembre de 2012 al 31 de agosto de este año el Ejército mexicano, junto con la Secretaría de Marina y organismos nacionales, realizó 185 misiones de vigilancia y reconocimiento aéreo.


En total fueron 658 horas de vuelo, cuyo objetivo era localizar aeronaves ilícitas, pistas o áreas susceptibles de aterrizaje clandestinas o alguna actividad sospechosa, para lo cual se emplearon aeronaves EMB-145 y C-26.


También se usaron aviones no tripulados Hermes-450, S-4 Ehécatl y G-1 Guerrero, con los cuales se efectuaron 116 vuelos de vigilancia y reconocimiento aéreo en instalaciones estratégicas. Estas acciones sumaron 532 horas de vuelo.


Por otra parte, el trabajo de inteligencia realizado por el Centro de Mando y Control del Sistema de Integral de Vigilancia Aérea (SIVA) permitió detectar (mediante imágenes aéreas y satelitales) 37 pistas o franjas de terreno susceptibles de ser utilizadas para aterrizajes ilícitos, de las cuales fueron



Sedena redujo a la mitad los retenes en carreteras

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada